tortilla de patatas con tomatitos

La brutal patata y sus consecuencias

La brutal patata y sus consecuencias

Os explico el título:

Tiene mucha lógica, si nos paramos a analizar la frase: la brutal patata y sus consecuencias, y si lo vemos desde un prisma positivo. Que una sencilla, humilde, amorfa y baratísima patata sea la salvadora de millones de vidas en el mundo ¿no os parece brutal?.

Si algo me gusta, es saber que hay gente que lucha por conseguir lo que se le pone entre ceja y ceja y hasta que no lo logra… no para. Antoine Parmentier y Enrique Doyle son parte de esa gente, gracias a ellos hoy podemos disfrutar de la tortilla de patatas, ¡una exquisitez!

 

Planta de la patata dibujada

Planta de la patata

Antes de hablar de nuestra brutal patata… algo de ciencias

¿Qué es la patata además de eso que te ponen en un sobre de cartón, cortaditas y listas para que te las comas en cualquier restaurante de comida rápida del mundo?…

Pues la patata es un tubérculo, en latín “Solanum tuberosum“, ya, ya se que muchos y muchas lo teníais claro, pero cuando os curráis una tortilla de patatas, o las peláis para haceros un puré, una crema, o unas simples (¡y exquisitas!) patatas fritas, puede que no sepáis que “el tubérculo” que tenéis entre manos, es un salvador de vidas.

 

Familia humilde comiendo patatas en su mesa

Gentes humildes y hambrientas pudieron comer gracias a nuestra brutal patata, magnífica y riquísima.

 

¿Y sabéis porqué se llaman solanáceas?… honestamente yo pensé que era porque necesitaban el sol para crecer (en mi defensa diré que soy de Letras, no de Ciencias 🙄), pero no… no va por ahí, de hecho la culpa del nombre la tiene un alcaloide que es muy tóxico, la solanina, pero no os preocupéis no os hará ningún daño comer patatas.

La solanina fue empleada hace siglos para combatir diferentes dolencias, aunque esto es una línea que se queda aquí. No vamos a tocar más el tema.

Por eso hoy no voy a compartir con vosotros y vosotras recetas con patatas… por eso hoy he querido dedicar mi tiempo, mis teclas y mis esfuerzos a contaros…

Fuente: Wikipedia

Una historia de brutales patatas

Indígenas en Perú con colonizadores españoles, enseñándoles las patatas

Españoles en el Nuevo Mundo, descubrieron a nuestra brutal patata… ¡y no le dieron importancia!

Tampoco os asustéis, no pretendo liaros con datos y datos y más datos… Mi intención es viajar por la historia en el AVE, no en un tren de cercanías con miles de paradas hasta que llegas a tu destino.

Vamos a dar un repaso por encima y así, podréis hacer de este conocimiento una prueba de sabiduría en una cita, una reunión de colegas del trabajo o entre la familia, que mola un montón fardar de saber algo de lo que los demás, no tienen ni idea. A mi me encanta ¿y a vosotr@a?

Nuestra querida protagonista la patata (conocida por papa en muchísimos sitios, incluso en España hay regiones que las llaman así – Andalucía y las Islas Canarias, por ejemplo) tiene su origen en Perú y según la Wikipedia, “fue domesticada” por los habitantes de la zona hace ya la friolera de 8.000 años.

¡Encontraron fósiles de patatas de 7.000 años!

Pero esto no es todo, un antropólogo, el Dr. F.A. Engel descubrió patatas convertidas en fósiles que dataron de 7.000 años en Perú central, al sur de Lima, en el llamado Cañón de Chilca. ¡Para hacer una ensaladilla rusa no estaban, seguro!

Otros descubrimientos arqueológicos también hicieron comprender a los arqueólogos que la patata definitivamente era muy común en otros cuatro sitios, como mínimo, en los que también hallaron fósiles con diferentes antigüedades de entre 3.200 a 4.000 años.

La patata seguía formando parte de la vida de los pueblos antiguos en Perú y siguió así hasta nuestros días. Nunca dejaron de formar parte de su alimentación durante miles de años.

 

flores de la patata

La flor de la patata, tan bonita que llamó la atención de los botánicos españoles cuando llegaron a Perú

 

Cuando nuestros intrépidos conquistadores (me refiero a los españoles, claro) se la trajeron a Europa, no tenían ni idea de lo que estaban haciendo. Pensaban que era algo curioso, una planta para que la estudiaran los botánicos de la época porque aquí, no la habían visto jamás. Les gustó porque era bonita cuando estaba en flor y después descubrieron que servía para forraje para los animales.

 

La brutal patata y sus consecuencias… en España

Portada del cómic: Pedro Cieza de León

Portada del cómic: Pedro Cieza de León

 

Los españoles descubrieron por primera vez la patata en la provincia de Vélez, en Colombia, más concretamente en el valle de la Grita en el año 1537 aunque no llegó a nuestro país hasta 1554. Pedro Cieza, historiador y cronista español la describió de la siguiente manera:

“De los mantenimientos naturales fuera del maíz, hay otros dos que se tienen por principal bastimento entre los indios: el uno llaman papas, que es a manera de turmas de tierra, el cual después queda tan tierno por dentro como castaña cocida; no tiene cáscara ni cuesco más que lo que tiene la turma de la tierra; porque también nace debajo de tierra, como ella; produce esta fruta una hierba ni más ni menos que la amapola…”

Nuestra bellísima isla Gran Canaria fue testigo de la primera plantación de patatas de toda Europa. Con el tiempo se extendieron por todas partes. Como anécdota, el primer dato escrito sobre la exportación de las patatas data de 1567 y se publicó gracias al Archivo Histórico Provincial de las Palmas.

 

¡No os creeréis porqué se comenzaron a consumir patatas en España!

Sencillo, eran muy baratas porque nadie las quería. Hablamos de 1573, la gente pasaba hambre por culpa de las sequías que asolaron Sevilla entre los años 1571 y 1575. Los centros benéficos no daban a basto, no había comida y no podían dar de comer a la gente hambrienta.

A un hombre desesperado, un ecónomo que se encargaba de las compras para el centro, se le ocurrió comprar patatas porque el precio era realmente ridículo para su época. Las plantó en la huerta del hospital con el fin de poderles dar de comer, como mínimo, a los enfermos.

 

Frailes en el hospital de Sevilla alimentando a indigentes - La brutal patata y sus consecuencias

Los buenos frailes del hospital de Sevilla, encontraron en la patata la mejor medicina para sus indigentes y enfermos

 

La gente de dinero no comía patatas. Para ellos eran comida para los cerdos, pero los enfermos del hospital de nuestro inteligente ecónomo, pudieran alimentarse debidamente. En el hospital, los frailes que atendían a los indigentes enfermos, vieron los buenísimos resultados que dieron las patatas y se dedicaron a plantarlas por las afueras de Sevilla.

 

Adornando Sevilla con la flor de la patata

campo de cultivo de la patata

Campo cultivado de patatas

 

Las bonitas flores blancas se encargaron de adornar los campos cultivados de patatas lo que impulsó a seguir ampliando el cultivo por el resto de España, convirtiéndose en un alimento para pobres y soldados.

El siglo XVI fue testigo en sus finales, de que las patatas se cultivaban y se consumían de forma habitual en Polonia, Rusia, Italia, Alemania… pero en Francia no les hacían gracia.

Achacaban un sinfín de males al consumo de un alimento para animales y además daba flato. ¡Ya ves tú lo que importa el flato cuando el hambre arrecia!… pero eran muy suyos los franceses de la época.

Cuando Antoine Parmentier descubrió la patata, se le abrió la mente hacia un alimento que sus compatriotas, no estaban dispuestos a probar por nada del mundo.

De ahí que ofreciera banquetes con diferentes platos con su ingrediente estrella, la patata. Se hicieron famosos. Este hombre era farmacéutico pero su afición y su gran amor, era la gastronomía.

 

retrato de Antoine Parmentier - La brutal patata y sus consecuencias

Antoine Parmentier, el impulsor del consumo humano de la patata en Francia y en más paises de Europa

Fuente de foto: Antoine Augustin Parmentier

La brutal patata y sus consecuencias… en Europa

Europa, nuestra queridísima Europa, siempre está metida en alguna revolución, guerra, conflicto… y en el siglo XVII además, varios inviernos más fríos de lo habitual se convirtieron en un terrible enemigo de la producción agrícola. Guerras, fríos terroríficos y enfermedades, una comunión que redujo a los jornaleros del campo bajo mínimos.

Francia con sus problemas sociales y políticos no estaba como para tirar cohetes, de ahí que entre unas cosas y otras a Napoleón I se le ocurrió alimentar a sus soldados con las patatas, las únicas que aguantaban estoicamente los fríos inviernos. Se convirtieron en la base del alimento de sus tropas.

 

Campesinos enfebrecidos por el hambre - lámina en tinta - La brutal patata y sus consecuencias

Revueltas de campesinos por las hambrunas en Europa

 

El hambre es una terrible compañera, arrastra a la gente a buscar comida para ellos y para sus familias, cuando la patata entró en juego, mucha de esa rabia, necesaria para sobrevivir, se aplacó. Siempre se siente uno con menos ganas de bronca si tiene la tripa llena. Esta sensación de seguridad y de confort gracias a nuestra pequeña patata, consiguió que hubiera menos conflictos en Europa durante dos siglos.

 

grabado sobre la hambruna en Europa - La brutal patata y sus consecuencias

La hambruna en Europa extinguió a millones de personas. Nuestra patata salvo a muchos otros.

 

La brutal patata y sus consecuencias… ¡venenosas!

Pasó mucho, mucho tiempo desde que se conoció la patata en Europa hasta que llegó a los platos y las mesas de la gente. Tenían miedo de que les envenenara su consumo. Hicieron falta muchos factores diferentes para que cambiaran de opinión. Era muy fácil cultivarla, resistía inviernos como ninguna otra hortaliza y además se sentían más fuertes y enérgicos cuando las comían y tardaban más en tener hambre.

No les quedó más remedio a los europeos que “tragar con nuestra brutal patata” y me preguntaréis ¿y las consecuencias?… todos andaban después con propulsión a chorro, como era de esperar, porque es un alimento muy flatulento… Hubieron todo tipo de críticas, pero de una tenemos nombre y apellido: Denis Diderot, ilustrador dedicado a reunir o compilar fragmentos, artículos o extractos para la enciclopedia, la criticaba con un toque de humor.

 

retrato de Denis Diderot - La brutal patata y sus consecuencias

Denis Diderot, el hombre de los “vientos” de la patata

 

La llamaba ventosa (en mi casa se le llama “pedorra”), pero además no pudo evitar ser más amable con nuestra amiga la patata, y le dedicó una frase que pasará a la historia porque es, sencillamente genial:

  • ¿Qué son unos vientos para los órganos vigorosos de los campesinos?

La ciclo de la cosecha de la patata es realmente corto, tarda en ser comestible unos cinco meses. El hecho de que se cosechen en el mes de septiembre y se pueda almacenar de forma sencilla y sin grandes aparejos, hizo que pasar el invierno en Europa, no fuera lo mismo que unos años atrás. La gente podía comer, aunque sólo fueran patatas asadas en las lumbres de los hogares, o sopa con patatas… incluso se llegaron a comer las cáscaras que otros desechaban.

 

Cuadro de “La cosecha de papa”, del pintor francés Jules Bastien-Lepage (1868 -1916) - La brutal patata y sus consecuencias

“La cosecha de papa”, del pintor francés Jules Bastien-Lepage (1868 -1916)

 

Pero, no se morían de hambre. Nuestra patata, brava (el adjetivo: valiente), vuelve a ser brutal en su lucha contra las hambrunas en nuestro continente. Es difícil de entender para nosotros, hoy en día, aquí en España o en muchos lugares en los que el hambre es algo que conoces cuando han pasado unas horas desde el almuerzo… comprendamos lo que hace en un ser humano que está semanas sin alimentarse salvo de cosas que “no son comestibles”.

Llegaron a comer ratas ¡por Dios bendito!… ese tipo de hambre es el que la patata arroyó, empujó a la cuneta y salvó millones de vidas. Por eso es brutal, por eso es soberbia, por eso es fantástica. Cuando el pueblo tiene hambre se enfada y mucho.

 

 

Revuelta de los campesinos en Europa - La brutal patata y sus consecuencias

Revuelta de los campesinos en Europa

Fuente de foto: Camino a Rocroi

 

Dos hombres buenos, la brutal patata y sus consecuencias

No fue hasta el siglo XVIII que el francés Antoine Parmentier y Enrique Doyle, un irlandés que se quedó a vivir en España, comenzaron a escribir sobre ella, defendiéndola como “alimento para humanos”. En 1771 se organizó un concurso para intentar paliar la hambruna de la región Franche-Comté.

Antoine Parmentier hablando con Luis XVI sobre el cultivo de la patata - La brutal patata y sus consecuencias

Antoine Parmentier hablando con Luis XVI sobre el cultivo de la patata

Fuente de Foto

La Academia Besançon tuvo la feliz idea de organizar un concurso para que quién quisiera, presentara soluciones para solventar dicha hambruna. Después de su experiencia en la carcel prusiana, Parmentier se presentó con su hoy famoso “Examen Químico de la Manzana de Tierra”. Así bautizó él a la patata y aún siguen llamándola tal cual los franceses.

Como era lógico, gano el concurso.

Examen químico de las patatas por M. Parmentier

Examen químico de las patatas – de A. Parmentier

Fuente: https://magnet.xataka.com/

 

Enrique Doyle fue el encargado de escribir y publicar, bajo la petición de la Junta de Comercio, un par de manuales sobre el cultivo de la patata como apto para el consumo humano. Hasta entonces se consideraba una planta ornamental o forraje para los animales.

 

Tratado sobre el cultivo de las patatas - Enrique Doyle

Tratado sobre el cultivo de las patatas – Enrique Doyle

Fuente foto: Todocoleccion.net

 

La brutal patata y sus consecuencias… en Prusia y Francia

Antoine Parmentier fue mucho más allá. Durante siete años estuvo preso en Prusia, suponemos que durante esos siete años algo se revolvió en su interior dado que las comidas a los presos, dejaban mucho que desear. Puede que incluso probara la patata y entendiera que merecía más atención y estudio como fuente de sustento alimentario.

Federico II, rey de Prusia había obligado a los campesinos a cultivar patatas, incluso les regalaban los esquejes. Parmentier salió de su prisión y se encargó de recuperar sus contactos en la corte. Luis XVI no era un rey muy querido, distribuía de forma infame las riquezas y siempre salía malparado el pueblo ¡como no!

 

Grabado de la época: Antoine Parmentier hablando con Luis XVI

Antoine Parmentier hablando con Luis XVI y la reina María Antonieta sobre el cultivo de la patata

Fuente de Foto

Pero Antoine se acercó a él y le animó a que conociera la patata y sus propiedades, además de la sencillez que suponía el propio cultivo y lo saludable que podría resultar, tanto para el pueblo, como para las finanzas de la corte. Si el pueblo estaba satisfecho, el rey dispondría de más paz y tranquilidad porque hasta el momento, las revueltas de sus súbditos eran continuas, dada la necesidad existente en las clases bajas.

No había dinero para el pueblo, lo necesitaba el estado para cubrir el gasto de su ejército en guerras que estaban fuera del país. Luis XVI sabía que la sublevación de su gente era inevitable y tuvo en cuenta lo que su amigo Parmentier le aconsejó al respecto de nuestro tubérculo.

En varias ocasiones llevó la preciosa flor de la patata adornando su solapa y gracias a su esposa María Antonieta, la introdujeron en los menús de la corte con la idea de que los que más se oponían, que eran la gente pudiente, comprendieran que si era un manjar digno de reyes, los campesinos no podrían objetar nada sobre ella y la aceptarían como alimento. Como seguía siendo barata, se convirtió en parte de la dieta de los franceses más pobres.

 

Antoine de Parmentier junto a Luis XVI y María Antonieta - La brutal patata y sus consecuencias

El rey Luis XVI y su esposa María Antonieta, con Parmentier y las flores de la patata

Fuente de Foto

En cuanto a Prusia, Federico II de Prusia (le conocieron por “el Grande”), no tuvo tantos remilgos o problemas. Sencillamente se lo ordenó a su pueblo y fin del asunto.

En Inglaterra nuestra patata se topó con la intolerancia protestante. ¡Nada que viniera de los católicos podía ser bueno o “estar bueno”!… Pensaban que se trataba de una conspiración, que les querían envenenar… La religión fue la peor de las enemigas de la pobre patata y por ende, el pueblo lo pagó con más tiempo de hambrunas y penurias.

Lo increíble es que tenían un grito de guerra contra la ignorante patata: “¡No a la papa… No al papismo!”. Ya tiene que estar la gente mal de la cabeza para intentar ver algo endemoniado en nuestras patatas.

No tardaron mucho de rendirse a todo lo bueno que les llevó la patata y olvidarse de sus gritos de guerra y de sus miedos y temores de que fuera una estratagema hostil para sus creencias religiosas, dirimida por el propio Papa del momento. Ajeno a todo, por cierto.

 

Antoine Augustin de Parmentier, el inventor del marketing de manipulación

 

Antoine de Parmentier viñeta de su idea de marketing - La brutal patata y sus consecuencias

Antoine de Parmentier manipuló al pueblo humilde francés para que “robaran las patatas al rey de Francia”

 

Este hombre no tenía más que una cosa en la cabeza: la patata. De ahí que se devanara la sesera para encontrar fórmulas de romper con las diferentes negativas de todo el que le rodeaba a dejarse convencer de comer “semejante cosa rara”.

Hizo campañas increíbles, dignas de un marketiniano actual: convenció a los reyes de Francia para que llevaran flores puestas en sus ropas, la reina incluso las llevó adornando sus cabellos. Y para colmo, las cultivó en terrenos del palacio y engañó a los súbditos del rey haciéndoles creer que eran “cultivos sólo para la corte”. Puso a los guardias, durante el día a vigilar los cultivos.

Pero había truco: tenían órdenes del rey en persona de permitir que, durante las noches, dejaran que robaran las patatas que quisieran… o bien que se dejaran sobornar por cualquiera que se lo ofreciera. Si las patatas eran para el rey y la corte ¿porqué no podían ellos comerlas cuando se morían del hambre?… ¡¡Una idea genial que funcionó tal y como él esperaba!!

 

Sello de la república francesa de Antoine Augustin de Parmentier -La brutal patata y sus consecuencias

Un pequeño homenaje a un gran hombre, Antoine Augustin de Parmentier

La brutal patata y sus consecuencias… en los refranes

De todos es sabido que los refranes populares son, por decirlo así, la voz del pueblo llano en nuestro país. Bien, pues he querido romper una lanza a favor de nuestra amiga la patata y dejar, muy claro, lo importante que ha sido, que es y que será a todos los niveles.

Después de su costosa y complicada introducción en nuestros platos y recetas, ha conseguido ser la reina del lugar y de ahí que haya un montón de refranes en los que ella es, la protagonista absoluta. Os dejo un puñadito guapo, guapo… ¡¡Qué aproveche!!

  •  Al hortelano tonto… patatas gordas.
  • Ya puedes cubrirla en Abril que la patata hasta Mayo no ha de salir.
  • Un día patatas, dos días patatas, tres días patatas… así te hartas.

 

Gatito dormido sobre una patata

Te amo patata…

 

  • La buena patata engorda y no mata.
  • Cuando el hambre a la barriga da calor… la patata lo refresca.
  • De Málaga el vino, los boquerones, las pasas y las patatas.

 

Chiste de patatas

Patata en forma

 

  • Donde no veas la mata… ¡no escarbes!, no hay patata.
  • Un arroz con tomate y la patata cocida… alargan la vida.
  • En Madrid, siendo Madrid, venden huevos y patatas, pero no venden narices para las “chatas”.

 

Chiste gráfico sobre las patatas bravas

Las patatas bravas

 

  • Hay más días que patatas.
  • Hoy gastas carnes en la brasa… ayer comías cebollas y patatas.
  • La suegra es como la patata: si no está bajo tierra… no te da la plata.

 

chiste de un chico paseando su patata

Pasear a la patata, una nueva moda

 

  • Lluvia de agosto, buena para las patatas, la miel y el mosto.
  • Los ricos son como las patatas: las joyas las tienen bajo tierra.

 

meme de gatito abrazando a una abuelita

Ya sabemos quién es el “mimado” de la casa

 

  • Más valen patatas en paz que tajadas en guerra.
  • Más valen patatas en reunión, que perdiz en un rincón.

 

Patata con un mensaje - La brutal patata y sus consecuencias

Mi corazón palpita como una patata frita.

 

  • No me plantes pepinos y esperes patatas.
  • Patatas a lo pobre para comer… y a la noche, para el postre.
  • Patatas con arroz, con hambre… buenas son.

 

Patata en forma de corazón - La brutal patata y sus consecuencias

Eso me ha llegado a la patata

 

  • Patatas malagueñas, las mejores, las más pequeñas.
  • Patatas todos los días, hasta al pobre hastían.
  • Por San Blas, las patatas sembrarás.

Fuente: Galeon.com

Y por último una pregunta importantísima: 

¿Qué sería de nosotros sin haber probado jamás una tortillita de patatas como la de más abajo, eh… eh… eh…? ¡Benditas patatas!

 

tortilla de patatas con tomatitos - La brutal patata y sus consecuencias

Sabrosa tortilla de patatas

Y esta, amigos y amigas míos, es la historia de “La brutal patata y sus consecuencias“… Esperamos que haya sido amena y que tengáis un ratito para después, cuando estéis comiendo un pinchito de tortillita española como la de más arriba, nos recordéis.

Pero por si no tenéis suficiente, os recordamos que estáis pululando por una web de vídeos de cocina extraordinarios… y hemos querido dejaros un consejito para rematar a la patata… Os paso un enlace de la Tortilla de Patata definitiva, seguro que os encanta.

La receta definitiva de tortilla de patatas de gipsy chef

¡Saludos y que aproveche!

😄


Contenido relacionado:
Publicado en Cosas de Gourmets y etiquetado , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *